Magia Negra ( 2016 )

by Conjuro Nuclear

supported by
/
  • Includes high-quality download in MP3, FLAC and more. Paying supporters also get unlimited streaming via the free Bandcamp app.

     name your price

     

1.
2.
3.
4.
5.
02:49
6.

about

Magia Negra (2016) has been devised as a permanent extension for Saturno ♄ (2016) on future releases, "Magia Negra" it’s formed of more experimental stuff which preserves the saturnine essence and original spirit of the first part of the work, with an intense dose of cursed poetry, punk vomit, collaborations, and other recordings after the digital release of Saturno ♄, the past March 31 of this year 2016.

Magia Negra (2016) ha sido ideada como una extensión permanente de Saturno ♄ ( 2016 ) para las futuras ediciones. "Magia Negra" está formado por material más experimental, si bien sigue preservando la esencia saturnina y el espíritu original de la primera parte de la obra, con una dosis intensa de poesía maldita, vómito punk, colaboraciones, y otras grabaciones posteriores al lanzamiento digital de Saturno ♄ el pasado 31 de Marzo de este año 2016.

... Coming soon / Próximamente ...

credits

released November 22, 2016

Music & lyrics by Emesis, except: "Maldición ( Noche )" original lyrics by Antonio Plaza. "Nuestra Naturaleza" original lyrics by Vicki "Cucaracha Enojada". "El Signo de Apofis" Music by Ghamil (Inmacoitada Concepción) featuring Conjuro Nuclear. "XV - El Diablo" original lyrics by Leopoldo Díaz. "Himno a Satán" original lyrics by Leopoldo María Panero.

tags

license

all rights reserved
Track Name: Maldición ( Noche )
( Original text: La Noche - Antonio Plaza )

Tiende noche, tu lúgubre manto, y en un mar de tinieblas, al sol
ahoga, noche, que quiero mi llanto esconder en tu negro dolor,
Yo no quiero ni gloria ni amigos, ni esperanza, ni amor ni virtud;
quiero solo quedar, sin testigos; quiero sombra; detesto la luz.
Quiero el llanto verter que nutriendo está siempre mi vida infeliz,
y correr dando un grito estupendo, y después como un loco reír.
Que la luna entre sombras sepulte su maldita montaña de luz,
cielo y tierra a mis ojos oculte, negra noche, tu negro capuz.
Que ni el eco a la voz corresponda, que se enlute del campo el verdor;
que ennegrezca el cristal de la onda; que se arrastre, maldita, la flor.
Sólo se oiga del noto el olvido y del mar el solemne rugir,
de agorera lechuza el graznido, de la alondra el doliente gemir.
Que el terror del gélido osario reine en torno; que el éter azul
se convierta en inmenso sudario y la tierra en gigante ataúd.
De relámpago rojo las luces en el cielo de luto al flagrar,
sólo alumbren de tumbas y cruces un calcáreo fatídico erial.
Si en el cielo, de bilis preñado brilla acaso de luna el fulgor,
que su disco, de sangre manchado enrojezca ese cuadro de horror.
Las campanas distantes produzcan un tañido llorón sepulcral;
y los miasmas infectos conduzcan, salmodiado, imponente cantar.
Forma vana, severa, imposible, abandone el podrido ataúd;
misteriosa caricia, terrible, vuelva un punto del ser a la luz.
Y sus órbitas duras esmalte fosforescente, siniestro brillar,
y de su antro de hueso que salte carcajada estridente, fatal.
Que del rayo la voz tan temida truene y cruce distancia sin fin,
y la tierra por él sacudida se abra y broten cadáveres mil.
Las culebras se empinen silbando, ruja sordo el furioso huracán;
y los cuervos fastidien graznando; vengan rayos de fiesta a alumbrar.
Esqueletos y momias horribles que la mano amarilla se den,
y las piernas torcidas, risibles, muevan todo con lento vaivén.
Y pedazos de tumba saltando cruces, huesos, y trozos de cal,
al impulso del viento chocando improvisen orquesta infernal.
Y con cauda de sombras tejida la diadema de fuego en la sien,
desde un trono de tumbas presida el festín de los muertos, Lucifer.
El infierno en sus antros se agite; carcajadas arroje el dolor,
y una voz estridente, que grite: ¡MALDICIÓN! … ¡MALDICIÓN! … ¡MALDICIÓN! …
Track Name: Nuestra Naturaleza
( Original text: Vicki "Cucaracha Enojada" )

Y alzaos, alzaos. Proclaman las plagas de ciudad,
no quedará un solo centímetro del que no os podáis alimentar.
Regocijaros con el rastro, el rastro que enaltece nuestro paso,
que jamás por el día olvidará, ni nunca por la noche cederá.
Cientos, millones de humanos pereciendo de asco,
un negro asco que a otros humanos iluminará.
Salid de las grietas, de las jaulas y despensas,
renunciemos a las sobras, ignominia y vergüenza.
¡No dejéis ni una sola vena por picar!
Demos rienda suelta a nuestra naturaleza,
¡No dejéis ni una sola vena por picar!
pues de ellos se nutre nuestra inteligencia.
Gloriosos los tiempos aproximándose al designio,
designio que ahora merecemos exprimir.
Que saben a sangre, a heces, y a ardiente roer,
a hordas ingentes de moho, palomas y sarna,
valles de podredumbre, cascadas de chinches, caudales de ratas.
Páramos de escarabajos, junglas de cólera, huracanes de mosquitos.
piojos en los niños, pulgas en los perros, ébola en los negros.
Enjambres en las cocinas, cucarachas en la comida, fría y revenida.
En cada desecho la gesta de otra vida, perniciosa como tenia,
persistente como herida que chorrea gangrena,
que exhala negro pus, y desolado queda todo en alquitrán.
Y tanto que se rascarán hasta el hueso, roídos en patéticas lágrimas.
Otros incendiarán sus vidas, trizas y trizas de dermis volando como confeti.
No quede pues una vena sin perforar, proliferad hasta cerrar el circulo,
y ya que no los merecen, colonizad sus carnes y tejidos.
Más honorable es la tiña, más honesta es la ameba,
más letal es la araña que descansa en tu cabeza,
(relamiéndose también por más digna existencia)
Que entrañas y acolchadas cavidades acunen a las indefensas larvas,
tan solo amparadas por gordas moscas pagadas de su glotonería por las glándulas adulteradas. Que en cloacas, fosas sépticas e inhóspitos vertederos lleguen estos reclamos, que se expandan como la sífilis de la polla miserable de un escritor, como el herpes infecto de una colegiala, que no les quede una náusea sin sufrir, ni una peste sin inhalar, ni un cáncer sin ingerir, ni una rabia por provocar. Y que el pestilente mundo que hasta aquí nos trajo por fin descanse de sangre en su suelo, librado de bacilicos barrotes, presas gonorreicas, yugos toxoplamosos, y garrapatosa merced. Y alzaos y alzaos, y alimentaos, se dijeron las plagas de esta ciudad.
Track Name: El Signo de Apofis
( Music featuring Ghamil / Inmacoitada Concepcion )

( Lyrics & Arrangements: Emesis )

[ Los que destruyen la mentira promueven el Maat;
los que promueven la verdadera voluntad, combaten el Isfet.
Igual que un empacho expulsa el apetito,
del mismo modo que la ropa cubre el desnudo,
y así como el cielo se aclara después de una tormenta. ]

Cuando duermes por la noche,
es imposible contemplar
las estrellas en el cielo...
y al dormir durante el día,
jamás verás brillar
la augusta luz solar.

He estrangulado a un ángel,
con el hilo etéreo que nos ata...
Está en mis fríos sueños encerrado,
bajo la vieja tumba de una mazmorra abandonada...
(He estrangulado a un ángel,
con el hilo etéreo que nos une...)

He estrangulado a un ángel,
con el hilo etéreo que nos ata...
He estrangulado a un ángel,
con el hilo etéreo (que nos ataba...)

He estrangulado a un ángel,
con el hilo etéreo que nos une...
He estrangulado a un ángel,
con el hilo etéreo que nos ata...

Está en mis fríos sueños encerrado,
bajo la vieja tumba de una mazmorra abandonada...
Y una vez caído, corté sus blancas alas,
con una antigua espada, por Saturno envenenada.

He estrangulado a un ángel,
con el hilo etéreo que nos ata...
He estrangulado a un ángel,
con el hilo etéreo (que nos ataba...)

Cuando duermes por la noche,
es imposible contemplar
las estrellas en el cielo...
y al dormir durante el día,
jamás verás brillar
la augusta luz solar.

He estrangulado a un ángel,
con el hilo etéreo que nos ata...
Está en mis fríos sueños encerrado,
bajo la vieja tumba de una mazmorra abandonada...

Y una vez caído, una oscura mirada
busqué su dulce cara, por Apofis demacrada.
Y una vez caído, corté sus blancas alas,
con una antigua espada, por Saturno envenenada.

He estrangulado a un ángel,
con el hilo etéreo que nos ata...
He estrangulado a un ángel,
con el hilo etéreo (que nos ataba...)
Track Name: XV - El Diablo
( Original text: Satán - Leopoldo Díaz )

Mudo, de pié, sobre la roca erguido
se agita en la tiniebla el condenado;
La cólera divina aun no ha doblado
la indómita cabeza del vencido.
Su rostro por el rayo ennegrecido
de nuevo yergue el inmortal forzado,
Y como Prometeo encadenado
crece el orgullo de Satán caído.
Es el primer rebelde, el primer grito,
la más altiva imprecación lanzada...
¡La más altiva imprecación lanzada
ante la augusta faz del infinito!
La primera ambición desenfrenada
y la horrible serpiente del delito...
¡la horrible serpiente del delito...!
¡que entre la sombra se retuerce en rabia!
Track Name: Magia Negra
( Original text: Emesis )

Cuando duermes por la noche,
es imposible contemplar
las estrellas en el cielo...
y al dormir durante el día,
jamás verás brillar
la augusta luz solar.
¡He estrangulado a un ángel,
con el hilo etéreo que nos une!
(¡He estrangulado a un ángel,
con el hilo etéreo que nos ata...!)
Está en mis fríos sueños enterrado,
bajo la vieja tumba de una mazmorra abandonada...
Y una vez caído, una oscura mirada
buscó su dulce cara (por Apofis demacrada),
... y una vez caído, cortó sus blancas alas,
con una antigua espada, por Saturno envenenada.
Track Name: Himno a Satán
Himno a Satán ( Tributo a Leopoldo María Panero )

Tú que eres tan sólo una herida en la pared, y un rasguño en la frente que induce suavemente a la muerte.
Tú ayudas a los débiles mejor que los cristianos, tú vienes de las estrellas y odias esta tierra,
donde moribundos descalzos se dan la mano día tras día, buscando entre la mierda la razón de su vida;
Yo que nací del excremento, te amo, y amo posar sobre tus manos delicadas mis heces.
Tu símbolo es el ciervo, y el mío la Luna: que caiga la lluvia sobre nuestras faces,
uniéndonos en un abrazo, silencioso y cruel, en que como el suicidio, sueño sin ángeles ni mujeres
desnudo de todo, salvo de tu nombre, de tus besos en mi ano, y tus caricias en mi cabeza calva.
Rociaremos con vino, orina y sangre las iglesias, regalo de los magos, y debajo del crucifijo, aullaremos.
Solo la nieve sabe la grandeza del lobo, la grandeza de Satán, vencedor de la piedra desnuda,
de la piedra desnuda que amenaza al hombre, y que invoca en vano a Satán, señor del verso,
de ese agujero en la página, por donde la realidad cae como agua muerta.
La grandeza del lobo no es penumbra, ni aire, es solo el fulgor de una sombra,
de un animal herido en el jardín de noche, mientras tú lloras, como en el jardín de un animal herido.
Los perros invaden el cementerio y el hombre sonríe, extrañado ante el misterio del lobo.
Y los perros invaden la calle, y en sus dientes brilla la Luna. Pero ni tú ni nadie, hombre muerto,
espectro del cementerio, sabrá acercarse mañana ni nunca al misterio del lobo.
Oh! Satan! Tú que modulas el reptar de las serpientes, de las serpientes del espejo, de las serpientes de la vejez, tú que eres el único digno de besar mi carne arrugada, y de mirar en el espejo en el que solo se ve un sapo, bello como la muerte: Tú que eres como yo adorador de nadie: Ven aquí, he construido este poema como un anzuelo, para que el lector caiga en él, y repte húmedamente entre las páginas.
Los pájaros vuelan sobre tus ojos, y la calavera de un caballo dibuja la silueta de la mentira,
de la mentira de Dios, en una habitación a oscuras, donde vuelan los pájaros.
Tú que como yo, eres adorador de nadie: Ven aquí, he compuesto esta pieza
como una trampa, para que el oyente caiga, y repte desangrándose entre sus notas.